tratamiento ataque de angusta

Ataques de pánico: el miedo es real, el peligro no.

Ataques de pánico: el miedo es real, el peligro no.

Cómo saber si es un ataque de pánico

¿Habéis sentido alguna vez ansiedad y miedo repentino en ausencia de una amenaza real? Si la respuesta es sí, probablemente habéis tenido un ataque de pánico, que es algo que experimentamos cuando el mecanismo normal del cerebro se activa impropiamente ante una amenaza .

Según el DSM 5, un ataque de pánico es caracterizado por cuatro o más síntomas:

  • Palpitaciones
  • Aceleración del corazón
  • Sudoración 
  • Temblores 
  • Sensación de ahogo
  • Dolor o molestia en el pecho
  • Náusea
  • Vértigos
  • Escalofríos
  • Sensación de irrealidad 
  • Miedo a perder el control o de volverse loco
  • Miedo a morir

Después de un ataque de pánico, pasado un mes o más tiempo, el miedo puede volver a revivir esas sensaciones e influir de una forma significativa en nuestra conducta, haciéndonos evitar situaciones que consideramos poco familiares o, de alguna manera, amenazantes. Los ataques de pánico pueden generarse en un determinando contexto, que sentimos como amenazante o pueden ser inesperados, cuando la persona no identifica una causa clara, un patrón. El denominado miedo al miedo, equivalente al miedo persistente al padecimiento de una nueva crisis de pánico. Miedo que también se denomina ansiedad anticipatoria, que es uno de los rasgos más significativos de este trastorno.

Hay que destacar la fuerte asociación existente entre Agorafobia y Trastorno de Pánico, ya que el 75% de las personas que sufren la primera padecen también el segundo, frente al 50% en población general. Normalmente, las crisis se inician de forma brusca y alcanzan su máxima expresión en 10 minutos, no obstante, en ocasiones, hay personas que refieren experiencias de crisis que duran más tiempo, por ejemplo durante todo un día.

Hay que considerar que los ataques de pánico son algo muy común en las personas, sobre todo en nuestra cultura occidental. Cuando se experimenta un solo ataque de pánico no se puede hacer un diagnóstico de Trastorno de Pánico. Para hacer un diagnóstico de Trastorno de Pánico, la crisis de pánico se tiene que dar en repetidas ocasiones y alguna de ellas tiene que ser inesperada. Además, al menos una de ellas tiene que tener como consecuencias durante un mes (o más) alguno de los siguientes síntomas: 

a) Inquietud persistente por la posibilidad de tener más crisis.

b) Preocupación por sus consecuencias, por ejemplo, perder el control, sufrir un infarto o “volverse loco”.

c) Cambio significativo del comportamiento relacionado con las crisis. 

El diagnóstico de trastorno de pánico además se hace cuando se excluyen otras posibles causas médicas.

El tratamiento

La pérdida de seguridad y protección, consecuencia del trastorno de pánico, puede conllevar una pérdida de libertad. El tratamiento que se recomienda por el trastorno de pánico es la psicoterapia . Como hemos dicho anteriormente los ataques de pánico se pueden dar de una forma inesperada y pueden generar una respuesta subjetiva de miedo y impotencia. Dentro de la relación terapéutica es posible adquirir una mejor conciencia de uno mismo, de los pensamientos y de los significados de esos miedos (de morir, de desmayarse, de perder el control) que se manifiestan durante un ataque de pánico.

En el CTC hemos desarrollado un modelo eficaz para el tratamiento del Trastorno de Pánico. Nos enfocaremos, antes de todo, a rebajar la sintomatología, una vez reducida daremos alternativas de significados que se han generado durante el desarrollo evolutivo de la persona, para que pueda tener una construcción de sí mismo con mayor seguridad y con más recursos frente a un ambiente considerado amenazante. Básicamente os ayudaremos a poder navegar a vista y a poder tener una mayor conciencia de los estados mentales que generan los ataques de pánico.

La psicoterapia es la forma mejor para poder tomar conciencia de uno mismo y de sus síntomas, es un proceso que todo el mundo tendría que probar, pero que quizás no todo el mundo se permite experimentar.

Annalaura Cardella, psicóloga y terapeuta.

Publicado por cdmon en anisedad, Artículos de psicología, Ataque de pánico, Sin categoría, 0 comentarios