problemas relacionales

¿Qué es el Trastorno Narcisista de la Personalidad?

¿Qué es el Trastorno Narcisista de la Personalidad?

Es un trastorno de la personalidad que se caracteriza por ideas de grandeza, necesidad constante de admiración y falta de empatía.

¿Cuáles son los rasgos del Trastorno Narcisista de Personalidad?

Las personas con Trastorno Narcisista de Personalidad adoptan actitudes soberbias, arrogantes y de desprecio hacia los demás, a menudo considerándolos las causas de sus problemas. Se creen que son personas especiales y únicas y esperan recibir aprobación y elogios por sus cualidades superiores. Se desconciertan y enfadan cuando no reciben los elogios y presentan una tendencia a rumiar sobre esta falta por parte del otro.

Tienen tendencia a reaccionar a las críticas experimentando ira por un lado y vergüenza por el otro. Presumen que tienen que frecuentar o piensan que podrían ser entendidos solo por personas especiales, prestigiosas o de alto estatus social o intelectual. Esto, junto con la falta de sensibilidad a los deseos y necesidades de los demás, a menudo les lleva a la explotación y manipulación de las otras personas. Por lo general, estos individuos carecen de empatía, y se muestran incapaces de reconocer los sentimientos y necesidades de los demás o de identificarse con ellos.

¿Cuáles son las consecuencias de tener un Trastorno Narcisista de Personalidad?

Estados depresivos por:

  • ruptura de relaciones sentimentales, familiares o de amistad
  • falta de reconocimiento en el ámbito profesional
  • sentimientos de insatisfacción con la propia vida
  • por pérdidas o fracasos que disminuyen la sensación de grandeza
  • Abuso de drogas y alcohol
  • Rabia y agresividad verbal y física
  • Profundo sentimiento de vacío

Ansiedad social por hipersensibilidad al juicio de los demás

Abuso de drogas y alcohol

Rabia y agresividad verbal y física

Profundo sentimiento de vacío

Posibles causas del Trastorno de Personalidad Narcisista:

  • Causas genéticas
  • Problemas en el apego o en las relaciones con los padres en la infancia tales como: padres distantes o no disponibles, falta de empatía de los padres, excesivo énfasis de la familia en valores como estatus social, poder o riqueza.

¿Cuáles son los rasgos del Trastorno Narcisista de Personalidad?

  • Actitudes de superioridad hacia los demás como: soberbia, arrogancia y desprecio. 
  • Creencia de ser personas especiales y únicas.
  • Expectativa de recibir aprobación y elogios por sus cualidades superiores.
  • Tendencia a reaccionar a las críticas experimentando ira por un lado y vergüenza por el otro.
  • Tendencia a frecuentar solo personas de alto estatus social o intelectual.
  • Insensibilidad a los deseos y necesidades de los demás.
  • Tendencia a la explotación y manipulación de las otras personas.
  • Falta de empatía, incapacidad a reconocer los sentimientos y necesidades de los demás o de identificarse con ellos.

Los trastornos de la personalidad son principalmente problemas con la identidad propia y el funcionamiento interpersonal. Si reconoces alguna de estas características o rasgos en ti o en tus familiares no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Raffaele Tuccillo, psicólogo y terapeuta.

Publicado por cdmon en anisedad, Artículos de psicología, Psicología, Raffaele Tuccillo, Sin categoría, 0 comentarios
La rabia

La rabia

La rabia es una emoción útil, pero a veces puede ser un gran problema.

Siguiendo nuestro viaje en el mundo de las emociones de esta semana hablaremos de la rabia. Iremos profundizando en su conocimiento para hacer amistad con ella. Al fin y al cabo, la rabia es una emoción que se manifiesta en todos nosotros, adultos o niños y en algunos casos puede llevar a conductas muy concretas, mientras que en otras ocasiones la ahogamos.

Cuando observamos a un recién nacido que no quiere hacer o comer algo, vemos que expresa su desagrado con gritos o lanzando objetos, por ejemplo. Estas conductas sugieren que la rabia es una de las emociones innatas que experimentamos desde recién nacidos. Es una emoción que nos permite defendernos y autoafirmarnos para poder sobrevivir en el ambiente en el cual estamos. Podemos afirmar sin ninguna duda que la rabia es adaptativa.

Pero la rabia también puede volverse nuestra enemiga y generar malestar. Hay muchos factores que pueden llevarnos a perder la calma, como por ejemplo cuando consideramos a otra persona responsable de un daño o una molestia. Otras veces podemos enfadarnos con nosotros mismos, en todos los casos necesitamos encontrar un culpable. A menudo nos pasa que nos enfadamos con las personas que más queremos, como con nuestros padres o nuestras parejas, porque esperamos que siempre nos entiendan y escuchen. Cuando esto no ocurre, la rabia nos hunde.

La rabia tiene un movimiento sinusoidal, a veces tiene picos que se llaman cólera/ira o al contrario, puede tener una intensidad baja como cuando sentimos una molestia, impaciencia o irritación. Igualmente es una reacción emocional intensa pero transitoria. Por lo general hablamos de rabia disadaptativa, disfuncional o patológica cuando se genera sufrimiento personal o cuando daña nuestras relaciones sociales y personales.

En otras ocasiones la rabia no es negativa, como decíamos en el caso de los bebés, sino adaptativa, pero también de adultos podría serlo si logramos gestionarla a través de otros canales, ya que nos permite aumentar nuestro bienestar y no quedarnos atrapados en esta emoción.

Annalaura Cardella, psicóloga y terapeuta.


Publicado por cdmon en anisedad, Annalaura Cardella, Artículos de psicología, Ataque de pánico, Emociones, la rabia, Problemas Relacionales, Psicólogos, Psicólogos de Barcelona, Sin categoría, 0 comentarios
Problemas relacionales y tipos de apego

Problemas relacionales y tipos de apego

Hablamos de problemas relacionales cuando una persona tiene dificultad para interactuar o relacionarse con otras personas hasta el punto de que esta dificultad paraliza o empobrece su desarrollo individual, laboral o de pareja.

Celos, dependencia relacional o emocional, miedo al compromiso, miedo al abandono, relaciones tóxicas, problemas post-ruptura sentimental, tendencia a las infidelidades, miedo a estar solo, miedo a no ser aceptado, miedo a no ser querido, son causas de nuestros problemas relacionales.

A la base de estos problemas, tenemos que considerar el estilo de apego que una persona tiene en su infancia, lo cual influye de manera significativa en la calidad de las relaciones afectivas que establecerá en la edad adulta. Los seres humanos somos seres sociales que necesitamos del contacto y de la relación con los demás para desarrollarnos, sobre todo en los primeros años de nuestra vida. Existe una correlación entre el estilo y el tipo de apego que tiene una persona y el tipo de comunicación de ésta con su entorno, con el tipo y la manera de relacionarse y con el manejo de sus emociones.

Los tipos de apegos que se han identificado son los siguientes:

Seguro: cuando un niño confía en que sus padres serán accesibles, sensibles y colaboradores cuando está en situaciones difíciles, contando con esta seguridad, se atreve a hacer sus exploraciones del mundo.

Ansioso: el niño está inseguro de si sus padres serán accesibles y si lo ayudarán cuando lo necesite. Además, esto se refuerza cuando uno o ambos padres se muestran accesibles en algunas ocasiones y en otras no.

Evitativo: cuando el niño no confía en que recibirá cuidados al necesitarlo, sino que espera no ser atendido, razón por la cual intenta volverse emocionalmente autosuficiente. Este tipo de apego es resultado del rechazo continuo de los padres cuando el niño se acerca a ellos en busca de alivio y protección.

Desorganizado: cuando el cuidador no sólo es imprevisible e impredecible sino también agresivo, violento, y abusa o maltrata al niño. Las personas que tienen que proteger y cuidar son precisamente las que maltratan, de manera que esto genera un desequilibrio interno muy fuerte. 

Estos tipos de apegos generan los que los psicólogos llaman Modelos Operativos Internos ósea representaciones, mapas cognitivos, esquemas o guiones que una persona tiene de sí mismo y de su entorno. Estos modelos favorecen la organización de la experiencia subjetiva y cognitiva y la adaptación a un mundo complejo.

Todas estas formas de pensar sobre sí mismo y el mundo, que forman parte del los Modelos Operativos Internos que en algún momento eran conscientes y controlados por la voluntad de la persona, poco a poco se vuelven con los años y las experiencias cada vez menos conscientes y más automáticos. Y como consecuencia de que los procesos automáticos resultan más eficientes al requerir una menor demanda de atención, pierden flexibilidad y tienden a volverse demasiado estáticos y rígidos.

Los Modelos Operativos Internos pueden cambiar durante los procesos vitales de transición más importantes como casarse, tener un bebé, la muerte de un ser cercano. Estos sucesos representan cambios significativos en el ambiente social que pueden contradecir los antiguos modelos existentes. Los modelos operativos se pueden modificar también cuando la persona reinterpreta, o vuelve a pensar en sus experiencias pasadas. 

Los Modelos Operativos Internos rígidos, inflexibles y automáticos pueden ser la base de muchos de nuestros problemas relacionales. Sacar a la luz estos mapas cognitivos de nuestras relaciones, estos procesos automáticos, hará que podamos tener más conciencia de lo que nos pasa para poderlos modificar si se vuelven disfuncionales.

Raffaele Tuccillo, psicólogo y terapeuta.

Publicado por cdmon en Artículos de psicología, Problemas Relacionales, Psicología, Raffaele Tuccillo, Sin categoría, Terapia de parejas, 0 comentarios
Qué es el mobbing y cómo reconocerlo

Qué es el mobbing y cómo reconocerlo

El mobbing o acoso laboral puede ser definido como un complejo (y problemático) fenómeno de terrorismo psicológico que se sufre en el contexto laboral. 

El termino mobbing deriva del inglés «to mob», que significa agredir, asaltar y señalar alguien. El mobbing empezó a ser objeto de estudio en el contexto laboral a partir de los años 90, gracias al psicólogo danés Leymann. Él lo considera como un conjunto de agresiones de naturaleza psicológica, que se ejerce en el ámbito laboral por parte de compañeros o superiores, con episodios frecuentes y continuos en el tiempo. 

El acoso laboral representa una serie de conductas abusivas que tienen la finalidad de degradar moralmente y psicológicamente al trabajador. Las consecuencias psicológicas son de varios tipos e incluso pueden desarrollar un malestar muy profundo como la ansiedad, la depresión, el aislamiento social, baja autoestima, etc.  

Hay dos tipos de acoso: 

Vertical: cuando el/los superiores a nivel jerárquico causan el acoso al trabajador. Las motivaciones pueden ser múltiples: enemistad, una discriminación finalizada para que el trabajador pida una baja voluntaria, etc.

Horizontal: cuando es/son compañeros de trabajo que son los acosadores, por enemistad, envidia, discriminaciones 

¿Soy una víctima? 

Para identificar si somos víctimas de mobbing hay que fijarse si están presentes estos tipos de situaciones: 

● Sobrecarga excesiva de trabajo.

● Se te cuestiona continuamente tu trabajo.

● Insultos u ofensas verbales.

● Trato discriminatorio.

● Separación y aislamiento de los demás.

● Críticas a la vida privada. 

¿Cómo me afecta a nivel psicológico? 

Es muy importante que se pueda acudir a un psicólogo que nos pueda asesorar a nivel psicológico, para evitar llegar a una sintomatología depresiva, ansiosa, sufrir insomnio o ataques de pánico. Síntomas que pueden llegar a ser muy invalidantes y pueden perjudicar a otros ámbitos de nuestra vida. 

Uno de los ámbitos que más sufre las consecuencias negativas del acoso laboral es seguramente la familia del trabajador. La familia, representa el lugar donde mayoritariamente se descargan todos los sentimientos de frustración e impotencia por el clima tóxico vivido en el trabajo. La dosis cotidiana de negatividad que la víctima de mobbing lleva a su núcleo familiar o a la pareja, puede derivar en problemáticas relacionales

Como podemos ver, el fenómeno es muy complejo y sus efectos influyen en la calidad de nuestras relaciones significativas. Es muy importante que podamos darnos cuenta tempranamente de la presencia de acoso laboral, fijándonos en las dinámicas relacionales que hay y como nos sentimos emocionalmente. 

Acudir a un psicólogo te podrá ayudar a identificar bien el problema, a adquirir herramientas para enfrentarte a la situación de acoso. Los expertos del equipo del Centro de Terapia Cognitiva te ayudaremos a empoderarte y a adquirir más seguridad en ti mismo para sentirte con el derecho a poner límites necesarios o a fortalecerte profesionalmente para encontrar un nuevo empleo, si es lo que deseas. 

Muchas personas sufren o han sufrido acoso laboral en su vida, no te sientas avergonzado por ser víctima de este maltrato psicológico, date la oportunidad de pedir ayuda profesional. 

En el CTC te ayudaremos a potenciar tus recursos y a ofrecerte las herramientas necesarias para sentirte capaz de lidiar con esta situación que te está afectando a nivel psicológico y emocional.

Annalaura Cardella, psicóloga y psicoterapeuta. Núm. col. 20018

Publicado por cdmon en Artículos de psicología, mobbing, Psicología, Psicólogos, Psicólogos de Barcelona, Sin categoría, Terapia, Terapia pisocológica, 0 comentarios
Qué es la depresión y cómo se cura.

Qué es la depresión y cómo se cura.

La depresión es desgraciadamente una enfermedad psiquiátrica muy común hoy en día. Representa la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad. 

España es el cuarto país en Europa por número de casos de depresión con 2 millones de personas afectadas. Alemania es el país con más casos, más de 4 millones, seguida de Italia, más de 3 millones y Francia, con cerca de tres millones.

Según la OMS cada año se suicidan cerca de 800.000 personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años.

La depresión es un problema que afecta más a las mujeres, en Europa con un porcentaje del 5,1% frente al 3,6% de los hombres y la prevalencia es aún mayor en mujeres menores de 29 años o mayores de 55. Situaciones como la pobreza, el desempleo y algunos hábitos como el consumo de droga, tabaco o alcohol pueden facilitar su aparición.

La depresión es frecuente también en niños y adolescentes y tenemos que detectarlo tempranamente para poder curarla con eficacia. En la población infantil mundial la OMS calcula que un 2% de los niños de 6 a 12 años sufre depresión, y en el caso de los preadolescentes (de 12 a 14 años) oscila entre el 4 y el 6%. Aunque hay tratamientos eficaces para la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el mundo (y más del 90% en muchos países) no recibe esos tratamientos.

Los síntomas de la depresión: son estado de ánimo depresivo, pérdida de energía, sensación de fatiga y cansancio, dificultad de concentración y memoria, nerviosismo, pérdida o subida de peso, hipersomnia o insomnio, dolores físicos, pérdida de deseo sexual, dificultades para tomar decisiones. A estos síntomas muchas veces esta asociada también la ansiedad

La depresión puede ser la causa de otros problemas psicológicos, muchos problemas psicosomáticos empiezan con trastornos depresivos no resueltos, y pueden ser su consecuencia. Problemas de ansiedad también pueden causar un estado depresivo ya que la persona no consigue ver el fin de sus sufrimientos, así como el Mobbing, el duelo o problemas relacionales. Problemas físicos crónicos, como por ejemplo el cáncer, podría derivar en una depresión por las limitaciones que conlleva en la vida de estas personas. 

La depresión es un problema normalmente agudo y los síntomas duran ininterrumpidamente durante todo el día y por al menos 2 semanas. Cuando los síntomas duran más de 2 semanas hasta 2 años estamos frente a una distimia, un trastorno depresivo con síntomas menos graves, pero con mayor duración. El núcleo de la depresión, además del estado de ánimo depresivo, es la baja autoestima y las ideas asociadas a la misma. Pensamientos de no valer nada, de no ser capaz en nada en la vida, de haberlo hecho todo mal, de causar rechazo en los demás, de sentirse diferentes de los demás, apartado del mundo, inferior, aislado etc. Es lo más común en estos tipos de personas.

Por lo general, las personas que padecen estos síntomas, se recomienda hacer mucho deporte y actividad física, debido al enorme beneficio que tiene sobre las endorfinas y el estado de ánimo. Una correcta alimentación que equilibre todos los alimentos necesarios también es algo básico y fundamental para regular y mejorar el estado de ánimo. 

Los psicólogos insisten sobre todo en proponer a la persona una lista de actividades diarias que se respeten escrupulosamente, esta lista tiene que incluir obligaciones, tareas necesarias del día a día , deporte y todas aquellas actividades que la persona considere placentera. Por lo general se considera placentera una actividad en la cual la persona se puede entretener mucho rato casi sin darse cuenta que el tiempo pasa.

Nuestro método en el tratamiento de la depresión prevé, el trabajo sobre el origen y la causa del bajo estado de ánimo y sobre todo de las ideas negativas, de la baja autoestima y de la infravaloración. Entendiendo y resolviendo estos puntos, conseguimos siempre una mejora del estado de ánimo y de los otros síntomas de la depresión. 

Para las personas que se identifican con estos síntomas, como primer paso entonces es aconsejable:

1) incluir en sus vidas una rutina semanal de deporte

2) mejorar la dieta incluyendo todos los alimentos necesarios y fundamentales para una correcta alimentación

3) hacer una lista de actividades semanales que incluya: obligaciones, tareas necesarias del día a día , deporte y actividades placenteras

4) identificar y entender cuál ha podido ser la causa de la depresión. Una vez que se haya logrado entender la causa hay que esforzarse de llevar a cabo todos los cambios necesarios en nosotros y en nuestras relaciones para lo que nos afectaba y nos proporciona tanto sufrimiento deje de afligirnos tanto. 

La depresión, así como su equivalente a largo plazo, la distimia, son patologías graves y invalidantes para la vida de las personas, recomendamos en todos los casos consultar un psicólogo especializado en psicoterapia para el tratamiento y la resolución de los síntomas.  

Raffaele Tuccillo, psicólogo.

Publicado por cdmon en Psicología, Psicólogos, Psicólogos de Barcelona, Sin categoría, Terapia, Terapia pisocológica, 0 comentarios