| Visita nuestro BLOG

Trastornos Obsesivos Compulsivos

¿Qué es el Trastorno Obsesivo Compulsivo?

Se trata de un problema psicológico con síntomas mayoritariamente ansiosos caracterizado por pensamientos obsesivos, es decir, ideas fijas recurrentes y persistentes que la persona siente de no poder controlar y que generan inquietud, temor, ansiedad o aprensión. En muchos casos para bajar la intensidad de la ansiedad generada por las obsesiones las personas ponen en marcha compulsiones, es decir comportamientos (ordenación de objetos, pisar determinadas zonas, comprobaciones, lavados de manos, etc.) o actos mentales (contar, repetir palabras en silencio, leer determinadas cosas, etc.), de carácter repetitivo.

Pide una primera cita con nuestros expertos para diagnosticar tu ansiedad

Tanto las obsesiones como las compulsiones interfieren en las actividades diarias generando en la mayoría de los casos mucha angustia. Ignorar compulsiones y obsesiones o intentar detenerlas provoca al paciente una desproporcionada sensación de ansiedad que hace que todos los intentos acaben con una derrota. Más aumentan las compulsiones o más la persona percibe las obsesiones como incontrolables y mas aumenta la ansiedad, a su vez, la ansiedad provoca un incremento de las ideas obsesivas y de las compulsiones, este mecanismo, como se puede ver lleva al paciente a un bucle del que se le hace imposible salir.

El trastorno obsesivo compulsivo suele empezar a manifestarse durante la infancia o la adolescencia, en muchos casos los pacientes desarrollan los síntomas también en otras edades. Los síntomas suelen manifestarse de manera gradual, aunque puede aparecer también de forma repentina por estrés o ante un acontecimiento concreto que actúa como desencadenante. Se considera como un trastorno crónico si no se le trata, aun que la intensidad y frecuencia de los síntomas puede ser muy variable y se pueden haber periodos de leve mejoría.

Tipos de TOC

Varias han sido los intentos para categorizar los tipos de TOC, hasta el día de hoy la comunidad científica aun no ha encontrado una clasificación unánime. En el Centro de Terapia Cognitiva nos basamos en una clasificación que tiene a que ver con el contenido de las obsesiones o el tipo de compulsiones.

TOC homosexual: pensamientos y obsesiones sobre la posibilidad de ser homosexual

Obsesión por la limpieza: miedo excesivo de contaminarse o de contaminar a otra persona de su entorno.

TOC de enfermedad: miedo persistente a desarrollar una enfermedad grave o mortal

Miedo a hacer daño: miedo irracional a perder el control y hacer daño o herir a otra persona.

TOC de pedofilia: pensamientos persistentes y miedos a poder cometer un acto sexual con un niño

TOC de amores: dudas constantes sobre la pareja y el amor que se siente, en la realidad la relación de pareja no necesariamente es insatisfactoria.

TOC de memorias falsas: pensamientos obsesivos al rededor de la idea de haber hecho algún acto grave (matar, herir a alguien, por ejemplo) y no acordarse, miedo a haber hecho algo ridículo o haberse expuesto a los malos juicios de los demás y no acordarse.

TOC de celos: la idea obsesiva, incontrolada de que su pareja es infiel, se acompaña con una necesidad compulsiva de comprobarlo.

Miedo a la muerte: pensamientos incontrolados sobre la muerte o sobre circunstancias relacionadas, El miedo es extremadamente intenso y lleva la persona a evitar muchas situaciones relacionadas con la muerte.

TOC religioso: miedo a pecar, decir blasfemias, tener pensamientos malos o impuros.

Mas allá de los síntomas, es decir las obsesiones y las compulsiones, las personas con TOC tienen algunos rasgos de personalidad que, en muchos casos, le bloquean en sus vidas. Las características mas evidentes y mas invalidantes son:

  • Intolerancia a la incertidumbre: para sentirse seguro la persona tiene que tener todo bajo control, enfrentarse a situaciones inesperadas o ambiguas le proporciona altos niveles de ansiedad.
  • Perfeccionismo: muchas dificultades en tolerar errores, todo tiene que ser perfecto, tendencia a revisar las cosas infinitas veces.
  • Responsabilidad excesiva: tendencia a sobreestimar su responsabilidad en la mayoría de los acontecimientos de su vida, locus de control interno.
  • Importancia de controlar sus propios pensamientos: miedo excesivo que lo que uno pueda pensar se convierta en realidad, en hechos; esto se convierte en la necesidad de controlar todo lo que pasa por la mente de modo que uno no pueda pensar en determinadas cosas.
  • Rigidez de las ideas y de la moral: tendencias a tener ideas y moral inamovibles, dificultad a admitir el punto de vista del otro y a modificar su opinión.
  • Dedicación excesiva al trabajo: exclusión de las actividades de ocio y de las amistades.

Spanish Catalan