| Visita nuestro BLOG

Mobbing

Indica una forma de abuso o un conjunto de comportamientos agresivos psicofísica y / o verbal, ejercidos por una persona o un grupo de personas hacia uno o más sujetos. Muchas veces viene ejercido por parte de personas que tienen cierta autoridad sobre otros que tiene menos poder o autoridad.

Ejemplos típicos pueden ser:

  • críticas inmotivadas y actitudes hostiles;
  • atribución de tareas exorbitantes o excesiva;
  • asignación de tareas descalificantes en relación con el perfil profesional desempeñado;
  • impedimento sistemático y sin fundamento a noticias e informaciones útil para actividades laborales;
  • marginalización con respecto a las iniciativas de capacitación para el reciclaje y la actualización profesional;
  • ejercicio exasperado y excesivo de formas de control hacia el trabajador;
  • actos vejatorios dirigidos a la esfera privada del trabajador, consistentes en discriminación sexual, racial, lingüística y religiosa;
  • insultos, calumnias, agresión física y verbal;
  • ostracismo.

A estos también se deben añadir situaciones que puedan crear vergüenza. Ser puesto repetidamente y deliberadamente en tales situaciones podría crear estados psicológicos similares a los de la agresión, favoreciendo muchas veces una sensación de culpa en los que son en realidad victimas de estas circunstancias.

Si estás o has estado sometido a todo esto contáctanos, podemos ayudarte.

Las consecuencias psicológicas mas comunes son la siguientes:

  • Deterioro de la confianza en sí mismo y en sus propias capacidades profesionales
  • Proceso de desvaloración personal
  • Desarrollo de la culpabilidad en la víctima
  • Creencia de haber cometido verdaderamente errores, fallos o incumplimientos.
  • Somatización del conflicto: enfermedades físicas, por ejemplo, dolor de cabeza o Síndrome del intestino irritable.
  • Insomnio, ansiedad, estrés, angustia, irritabilidad, hipervigilancia, fatiga, problemas de relación con la pareja, depresión.
  • Inseguridad emocional, torpeza, indecisión, conflictos con otras personas e incluso familiares.
  • Heridas en la autoestima
  • Trastorno de estrés agudo
  • Bajas laborales que el acosador suele aprovechar contra el trabajador, acusándolo de bajo rendimiento.
  • Agresividad de la victima con la familia
  • Aumento de los conflictos en familia.
  • Abandono de los amigos y rechazo por parte del entorno de la víctima, cansados de la «obsesión» con el problema laboral.
  • Falta de apoyo de los familiares ante los intentos de la víctima de hacer frente a la situación, legal o psicológicamente.
  • Estigmatización social en los sectores de actividad laboral próximo.

El acoso prolongado en el trabajo, conduce progresivamente a la pérdida de interés por las actividades un tiempo consideradas placenteras, pensamientos y preocupaciones negativas, pérdida de autoestima, sensación constante de fatiga, dudas y baja autoconfianza, una sensación de impotencia, depresión. Si al principio la fatiga emocional y la sensación de inutilidad parecen vinculadas al trabajo y la persona piensa de poder controlarlas, luego se pueden generalizar a otros ámbitos de vida. Como reacción a la continua presión emocional y social, pueden surgir agitación, irritabilidad, ansiedad, hasta ataques de pánico, acciones impulsivas. Estas condiciones emocionales generan dificultadad de concentración, distracciones y olvidos, pérdida de memoria, pensamientos recurrentes y obsesivos. El problema en el trabajo comienza lentamente a tomar el control y llenar pensamientos, emociones y conversaciones, convirtiéndose en una verdadera obsesión.

No es infrecuente que aquellos que son víctimas de mobbing caigan en hábitos alimenticios inadecuados y terminen ganando peso o perdiendo peso anormalmente. Pueden aparecer trastornos gastrointestinales (con mayor frecuencia colitis y gastritis), problemas cardiovasculares (como taquicardia, aumento de la presión arterial), problemas respiratorios (como hiperventilación o episodios de asma), trastornos del sueño o sexuales (disminución del deseo y poder sexual), problemas dermatológicos (como dermatitis, urticaria, herpes labial) y, a menudo, una debilitación general del sistema inmunitario (con gripe o tos que no desaparece)

Spanish Catalan