| Visita nuestro BLOG

Insomnio

Dormir bien es fundamental para restaurar las funciones mentales y fisiológicas del organismo, para recargarnos de la energía necesaria para enfrentarnos al día día.

Durante el sueño no solo el organismo se regenera si no el cerebro resuelve problemas, hace conexiones, toma decisiones, de ahí la famosa frase “preguntar a la almohada”. El numero de horas necesaria a una persona para sentirse descasado puede variar mucho de persona a persona, como promedio podemos decir que un niño puede necesitar unas 10 horas diarias de sueño, un adulto entre 6 y 8 horas y una persona mayor unas 5 o 6 horas. Dormir bien pero no sólo significa dormir la cantidad de horas necesarias sino tener un sueño de calidad.

El insomnio es una condición en la cual el sueño es alterado por duración, cantidad y calidad, esta caracterizado por una dificultad para coger sueño, a pesar de que el organismo tiene una necesidad fisiológica real de dormir.

  • Todo esto se asocia a un mal funcionamiento durante el día, con síntomas como:
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Dificultades de aprendizaje
  • Falta de consolidación de la memoria y problemas de memoria
  • Marcada pérdida de interés en las actividades diarias

Se pueden distinguir tres tipos de insomnio:

  • Inicial o de conciliación, dificultades para conciliar el sueño al acostarse
  • Intermedio o de mantenimiento, un sueño superficial con diferentes interrupciones
  • Terminal o de final de sueño o de despertar precoz, la persona se despierta antes de la hora que tenía planeada hacerlo.

Estos problemas pueden estar presentes en diferentes cuadros clínicos, como por ejemplo en los trastornos de ansiedad; en este caso prevale una dificultad a dormir de una forma seguida, mientras no es presente una dificultad a coger sueño. En la depresión se identifican dificultades en coger sueño, despertares frecuentes durante la noche con mucha dificultad a dormirse de nuevo. Puede ser una consecuencia de problemas psicológicos (ansiedad, depresión, trastorno bipolar, dependencia de sustancias, etc.) o puede desatarlos. El insomnio puede presentarse como un trastorno reactivo a diferentes problemas psicosociales: tener un trabajo con un sueldo bajo, un trabajo poco satisfactorio, tener preocupaciones para el estado de salud de uno mismo o de algún familiar, estar pasando por una época de nerviosismo y tensión.

El insomnio se puede clasificar según su duración en:

  • transitorio o agudo menos de 4 semanas
  • a corto plazo o subagudo más de 4 semanas, pero menos de 3-6 meses
  • largo plazo o crónico más de 6 meses.

A menudo, las dificultades en el sueño son infravaloradas y muchas personas esconden su problema o rechazan el tratamiento. También el ámbito medico muchas veces nos encontramos con profesionales que no dan el justo peso a este problema, aumentando la probabilidad que estos trastornos se vuelvan crónicos. Por esta razón seria adecuado aumentar la conciencia del trastorno en las personas que sufren insomnio al fin de poder adoptar medidas de tratamientos eficaces para mejorar la calidad de vida.

Nuestro tratamiento del insomnio, muchas veces coadyuvado con la hipnosis clínica, es muy eficaz para la cura de los síntomas o la mejorar importante de ellos. Se basa sobre la exploración de las posibles causas del insomnio, de los factores que mantienen los síntomas haciendo hincapié en el cambio de las circunstancias de vida de la persona, promoviendo estrategias y recursos para obtener un sueño y un descanso satisfactorio.

Spanish Catalan