El mobbing o acoso laboral puede ser definido como un complejo (y problemático) fenómeno de terrorismo psicológico que se sufre en el contexto laboral. 

El termino mobbing deriva del inglés «to mob», que significa agredir, asaltar y señalar alguien. El mobbing empezó a ser objeto de estudio en el contexto laboral a partir de los años 90, gracias al psicólogo danés Leymann. Él lo considera como un conjunto de agresiones de naturaleza psicológica, que se ejerce en el ámbito laboral por parte de compañeros o superiores, con episodios frecuentes y continuos en el tiempo. 

El acoso laboral representa una serie de conductas abusivas que tienen la finalidad de degradar moralmente y psicológicamente al trabajador. Las consecuencias psicológicas son de varios tipos e incluso pueden desarrollar un malestar muy profundo como la ansiedad, la depresión, el aislamiento social, baja autoestima, etc.  

Hay dos tipos de acoso: 

Vertical: cuando el/los superiores a nivel jerárquico causan el acoso al trabajador. Las motivaciones pueden ser múltiples: enemistad, una discriminación finalizada para que el trabajador pida una baja voluntaria, etc.

Horizontal: cuando es/son compañeros de trabajo que son los acosadores, por enemistad, envidia, discriminaciones 

¿Soy una víctima? 

Para identificar si somos víctimas de mobbing hay que fijarse si están presentes estos tipos de situaciones: 

● Sobrecarga excesiva de trabajo.

● Se te cuestiona continuamente tu trabajo.

● Insultos u ofensas verbales.

● Trato discriminatorio.

● Separación y aislamiento de los demás.

● Críticas a la vida privada. 

¿Cómo me afecta a nivel psicológico? 

Es muy importante que se pueda acudir a un psicólogo que nos pueda asesorar a nivel psicológico, para evitar llegar a una sintomatología depresiva, ansiosa, sufrir insomnio o ataques de pánico. Síntomas que pueden llegar a ser muy invalidantes y pueden perjudicar a otros ámbitos de nuestra vida. 

Uno de los ámbitos que más sufre las consecuencias negativas del acoso laboral es seguramente la familia del trabajador. La familia, representa el lugar donde mayoritariamente se descargan todos los sentimientos de frustración e impotencia por el clima tóxico vivido en el trabajo. La dosis cotidiana de negatividad que la víctima de mobbing lleva a su núcleo familiar o a la pareja, puede derivar en problemáticas relacionales

Como podemos ver, el fenómeno es muy complejo y sus efectos influyen en la calidad de nuestras relaciones significativas. Es muy importante que podamos darnos cuenta tempranamente de la presencia de acoso laboral, fijándonos en las dinámicas relacionales que hay y como nos sentimos emocionalmente. 

Acudir a un psicólogo te podrá ayudar a identificar bien el problema, a adquirir herramientas para enfrentarte a la situación de acoso. Los expertos del equipo del Centro de Terapia Cognitiva te ayudaremos a empoderarte y a adquirir más seguridad en ti mismo para sentirte con el derecho a poner límites necesarios o a fortalecerte profesionalmente para encontrar un nuevo empleo, si es lo que deseas. 

Muchas personas sufren o han sufrido acoso laboral en su vida, no te sientas avergonzado por ser víctima de este maltrato psicológico, date la oportunidad de pedir ayuda profesional. 

En el CTC te ayudaremos a potenciar tus recursos y a ofrecerte las herramientas necesarias para sentirte capaz de lidiar con esta situación que te está afectando a nivel psicológico y emocional.

Annalaura Cardella, psicóloga y psicoterapeuta. Núm. col. 20018

Deja un comentario