La depresión es desgraciadamente una enfermedad psiquiátrica muy común hoy en día. Representa la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad. 

España es el cuarto país en Europa por número de casos de depresión con 2 millones de personas afectadas. Alemania es el país con más casos, más de 4 millones, seguida de Italia, más de 3 millones y Francia, con cerca de tres millones.

Según la OMS cada año se suicidan cerca de 800.000 personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años.

La depresión es un problema que afecta más a las mujeres, en Europa con un porcentaje del 5,1% frente al 3,6% de los hombres y la prevalencia es aún mayor en mujeres menores de 29 años o mayores de 55. Situaciones como la pobreza, el desempleo y algunos hábitos como el consumo de droga, tabaco o alcohol pueden facilitar su aparición.

La depresión es frecuente también en niños y adolescentes y tenemos que detectarlo tempranamente para poder curarla con eficacia. En la población infantil mundial la OMS calcula que un 2% de los niños de 6 a 12 años sufre depresión, y en el caso de los preadolescentes (de 12 a 14 años) oscila entre el 4 y el 6%. Aunque hay tratamientos eficaces para la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el mundo (y más del 90% en muchos países) no recibe esos tratamientos.

Los síntomas de la depresión: son estado de ánimo depresivo, pérdida de energía, sensación de fatiga y cansancio, dificultad de concentración y memoria, nerviosismo, pérdida o subida de peso, hipersomnia o insomnio, dolores físicos, pérdida de deseo sexual, dificultades para tomar decisiones. A estos síntomas muchas veces esta asociada también la ansiedad

La depresión puede ser la causa de otros problemas psicológicos, muchos problemas psicosomáticos empiezan con trastornos depresivos no resueltos, y pueden ser su consecuencia. Problemas de ansiedad también pueden causar un estado depresivo ya que la persona no consigue ver el fin de sus sufrimientos, así como el Mobbing, el duelo o problemas relacionales. Problemas físicos crónicos, como por ejemplo el cáncer, podría derivar en una depresión por las limitaciones que conlleva en la vida de estas personas. 

La depresión es un problema normalmente agudo y los síntomas duran ininterrumpidamente durante todo el día y por al menos 2 semanas. Cuando los síntomas duran más de 2 semanas hasta 2 años estamos frente a una distimia, un trastorno depresivo con síntomas menos graves, pero con mayor duración. El núcleo de la depresión, además del estado de ánimo depresivo, es la baja autoestima y las ideas asociadas a la misma. Pensamientos de no valer nada, de no ser capaz en nada en la vida, de haberlo hecho todo mal, de causar rechazo en los demás, de sentirse diferentes de los demás, apartado del mundo, inferior, aislado etc. Es lo más común en estos tipos de personas.

Por lo general, las personas que padecen estos síntomas, se recomienda hacer mucho deporte y actividad física, debido al enorme beneficio que tiene sobre las endorfinas y el estado de ánimo. Una correcta alimentación que equilibre todos los alimentos necesarios también es algo básico y fundamental para regular y mejorar el estado de ánimo. 

Los psicólogos insisten sobre todo en proponer a la persona una lista de actividades diarias que se respeten escrupulosamente, esta lista tiene que incluir obligaciones, tareas necesarias del día a día , deporte y todas aquellas actividades que la persona considere placentera. Por lo general se considera placentera una actividad en la cual la persona se puede entretener mucho rato casi sin darse cuenta que el tiempo pasa.

Nuestro método en el tratamiento de la depresión prevé, el trabajo sobre el origen y la causa del bajo estado de ánimo y sobre todo de las ideas negativas, de la baja autoestima y de la infravaloración. Entendiendo y resolviendo estos puntos, conseguimos siempre una mejora del estado de ánimo y de los otros síntomas de la depresión. 

Para las personas que se identifican con estos síntomas, como primer paso entonces es aconsejable:

1) incluir en sus vidas una rutina semanal de deporte

2) mejorar la dieta incluyendo todos los alimentos necesarios y fundamentales para una correcta alimentación

3) hacer una lista de actividades semanales que incluya: obligaciones, tareas necesarias del día a día , deporte y actividades placenteras

4) identificar y entender cuál ha podido ser la causa de la depresión. Una vez que se haya logrado entender la causa hay que esforzarse de llevar a cabo todos los cambios necesarios en nosotros y en nuestras relaciones para lo que nos afectaba y nos proporciona tanto sufrimiento deje de afligirnos tanto. 

La depresión, así como su equivalente a largo plazo, la distimia, son patologías graves y invalidantes para la vida de las personas, recomendamos en todos los casos consultar un psicólogo especializado en psicoterapia para el tratamiento y la resolución de los síntomas.  

Raffaele Tuccillo, psicólogo clínico.

Deja un comentario